Cómo prevenir la dermatitis atópica de cara al verano

Durante el verano, es muy frecuente encontrarse en la consulta con un paciente o unos padres preocupados por eczemas que pican y que se ponen rojos o ásperos, que no mejoran con las cremas recomendadas o no desaparecen del todo, o que desaparecen pero al tiempo vuelven a dar la lata. Estos eczemas puedes corresponder a una Dermatitis Atópica.

¿Qué es la Dermatitis Atópica? Se tratad e una enfermedad inflamatoria de la piel, que se presenta con períodos de brotes (placas rojas que producen picor) y períodos libres de brotes. Esta Dermatitits es una enfermedad crónica que altera la calidad de vida de los pacientes, ya que el picor y el escozor pueden llegar a ser muy molestos.

¿Por qué se produce? No se conocen las causas de la enfermedad, pero está demostrado que en el proceso intervienen factores genéticos, ambientales y emocionales. Suele ser más frecuente en niños, en la edad pediátrica, y los brotes aparecen habitualmente en zonas de flexuras (codos, corvas...), en el cuello y en la cara.

¿Cómo podemos aliviarla? Es undamental evitar el rascado de las lesiones, ya que empeora el estado de la piel y hace que se generen más sustancias inflamatorias, que a su vez producen más picor, perpetuando el ciclo. El tratamiento que ponemos durante un brote es antiinflamatorio, pero una vez resuelto el brote, y aunque la piel parezca normal, es muy imporrtante controlar la inflamación subclínica para evitar así la aparición de nuevos brotes.

¿Qué podemos hacer de cara al verano para prevenir nuevos brotes?

- Si ya estás diagnosticado, aplica cada día tu tratamiento para la dermatitis, aunque no haya brote.

- Cuando salgas de la piscina, dúchate para eliminar el cloro.

- Los baños de sol son buenos, pero aplícate crema protectora hidratante cada dos o tres horas.

- Seca tu piel sin frotar y utiliza siempre una crema hidratante después del baño (en el caso de los niños, una crema hidratante infantil).

- No estés más de 20 minutos dentro del agua, sobre todo si se trata de niños y de agua clorada (piscina).

Y recuerda: La dermatitis atópica y el agua no son muy buenas amigas, de ahí que las duchas deban ser cortas, con geles de ducha especiales para piel atópica, y si dispones de un Oleo de ducha aún mejor. Debes secar bien tu piel, pero sin frotarla y la crema hidratante debe aplicarse dos veces al día, eligiendo siempre las que sean las que sean para piel atópica.

Dra. Iris Zurschmitten

Médico especialista en problemas de la piel

Twitter icon
Facebook icon
Google icon
LinkedIn icon
e-mail icon
Go to top